Nuestra Historia

Somos Ana Luisa y Matías, un matrimonio de 31 años de Santiago de Chile. Nos casamos hace un año y medio y desde que nos conocimos hace 3 años que tenemos este loco sueño de viajar y recorrer el mundo. Yo (Ana Luisa) estaba terminando mi primer año de postítulo y Matías empezando un nuevo proyecto laboral cuando nos conocimos el 2013. Conversando un día nos dimos cuenta de este sueño en común que teníamos, entonces pensamos ¿por qué no hacerlo?. Y aquí fue cuando todo empezó, dejó de ser solo una idea y se convirtió en nuestro nuevo plan de vida. Para poder partir tenía que terminar primero mis estudios, lo que significaba esperar un año y medio más. El plan original era empezar esta travesía a principios del 2016, pero a fines del 2014, Matías me sorprende con una propuesta de matrimonio, por lo que ahora teníamos un nuevo plan: planificar nuestro matrimonio y casarnos. Nos casamos en junio del 2015 rodeados de nuestros amigos y familiares. Un día espectacular. Sin embargo, esto significó un desbalance en nuestros ahorros por lo que ya no podíamos irnos empezando el nuevo año, y nos pusimos una nueva fecha de partida: 31 de diciembre 2016. Muchas veces durante este tiempo tuvimos nuestras dudas y nos replanteamos si realmente lo íbamos a hacer. Los dos estábamos en una situación de vida bastante cómoda, trabajos estables y buenos que nos gustaban, un departamento cómodo, en un barrio tranquilo, conociéndonos y creciendo como familia: cumplíamos con todo lo que se esperaba de nosotros. Pero a pesar de esto, decidimos que valía la pena dejarlo todo y cumplir nuestros sueños. La vida es muy corta para no disfrutarla y hacer lo que uno realmente quiere y no lo que corresponde o lo que se espera. Es ahora o nunca. Le contamos a nuestras familias sobre este viaje y las reacciones fueron varias: desde un ¿están locos?, ¿cómo van a dejar sus trabajos?, ¿y después?, hasta: que buena idea!, lo encuentro increíble, que ganas de poder hacer lo mismo, y así muchos otros comentarios. Con esto nos dimos cuenta que no teníamos las respuestas a varias preguntas pero no nos importaba mucho. Si se quiere se puede y a la vuelta veremos qué pasa. Cuando compramos nuestros pasajes a Madrid fue cuando todo esto dejo de ser un plan y se transformó en una realidad. Con ticket en mano y con nuestras mochilas solo queda irse. Estamos listos para partir y empezar a cumplir nuestro sueño, y que mejor que juntos.

sobre nosotros zadar